La “Fjaka”, secreto de los croatas para vivir bien y aplicar en nuestras vacaciones (Cont.)

 

 

 

Entrar en la fjaka, es disfrutar realmente del entorno, sea lo que sea: los sonidos, olores y visiones que nos rodean, un lugar agradable (una playa vacía puede funcionar muy bien) o, disfrutar de los sonidos ambientales en un banco de parque o un lugar acogedor, cualquier lugar en que se sienta a gusto, se prefiera, o el cuerpo lo pida.

 

Si alguien habla mientras se está en fjaka, se puede responder o no. Si alguien trata de distraernos del fjaka, se podría agradecer la oportunidad de salir de ese “limbo” o, simplemente ignorarlo y permanecer en el mismo estado de relajación y entregado simplemente al goce de los sentidos que se alcance. Fjaka, es un estado más flexible que la meditación, porque no la requiere, no se necesita, basta el placer de entregarse a disfrutar aún de la “nada”, prescindiendo de la concentración o pensamiento.

 

Ahora estamos en la época ideal para disfrutar del fjaka croata, estado al que quizá debamos aspirar en nuestras vidas, al menos por un momento en el día, para detenernos y disfrutar de las bellezas que nos ofrezca el entorno, o fijar la vista en la cordillera, sentir el sonido de nuestra respiración, y entregarnos a un estado de paz, recargando nuestras energías. 

 

El Directorio del CPEAC, junto con una buena “fjaka”, les desea:

Felices vacaciones!

Sretni praznici!

 

 Volver